English Deutsch 中文 Haga Su Pedido Escribanos

Chick Publications
P.O. Box 3500
Ontario, CA 91761

(909) 987-0771 Ph.
8 am - 5 pm PST
(909) 941-8128 Fax
es@chick.com

Páginas en inglés

Battle Cry
"¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, porque os digo la verdad?"
Gálatas 4:16

Las Afirmaciones Del Dr. Rivera Del Año 1985 Fueron Verificadas En El Año 2000

Fecha De Publicación: Mayo/Junio 2000

En el año 1985, el ex Jesuita Alberto Rivera predijo que el Vaticano eventualmente pediría perdón por su parte en el Holocausto, la inquisición, y la matanza de los judíos y musulmanes durante las cruzadas. Su predicción fue basada en reuniones secretas que él asistió cuando se estaba entrenando como Jesuita.*


Léalo en línea
Este mes pasado, su predicción se cumplió mientras que el Papa Juan Pablo II públicamente pidió perdón por los pecados de los Católicos Romanos a través de las edades. El Papa y varios otros líderes del Vaticano realizaron un “Día de Misa de Perdón” en la Basílica de San Pedro.

A los judíos, dijo, “Estamos muy tristes por la conducta de los que en la historia han causado que sus hijos sufriera, y pidiendo su perdón nosotros deseamos comprometernos a la fraternidad genuina.”

En referencia a la Inquisición, el Cardenal Ratzinger confesó, “Aun los hombres de la iglesia, en el nombre de la fe y la moral, a veces han usado métodos que no convienen al Evangelio.” El Papa respondió, “Tenga misericordia en sus hijos pecaminosos.”

Algunos líderes judíos no quedaron impresionados. El rabino jefe de Israel, Meir Lau, dijo que estuvo “frustrado profundamente” porque el Papa no mencionó el Holocausto por nombre.

Líderes de varias organizaciones han estado presionando al Vaticano que abriera sus archivos de la segunda Guerra Mundial a los investigadores. Ellos afirman que, en lo mejor, líderes vaticanos y el Papa Pío XII se quedaron callados mientras que el genocidio de Hitler contra los judíos y otros sucedía.

Claro, muy pocos quieren presentar toda la verdad, que los líderes Católicos Romanos, incluyendo el Papa, tuvieron una parte vital en la victoria de Hitler en ascender al poder y que Hitler solo estaba realizando la persecución contra los judíos que el Vaticano estaba fomentando por siglos.**

Otra razón para abrir los archivos es para determinar qué sucedió con los cientos de millones de dólares en oro que los Nazis robaron de judíos y otras naciones conquistadas. Mucho de este oro se ha encontrado en bancos suizos quienes han devuelto un poco de dinero a supervivientes del Holocausto.

El jefe de la orden Jesuita, Cardenal Augustin Bea, le dijo al Dr. Rivera que un tren especial con banderas vaticanas tuvo permiso de pasar las líneas militares de los aliados. Les dijeron a los estadounidenses que era un “tren de misericordia” llevando abastecimientos médicos. En realidad, el tren llevaba oro Nazi que fue depositado en cuentas bancarias del Vaticano en bancos suizos.***

En julio, 1997, una película documental descubrió un documento del gobierno estadounidense que dice que los pro-Nazi Ustashis Croatas enviaron monedas de oro con un valor de 250 millones de francos suizos al Vaticano. Este dinero luego fue usado para financiar la fuga de los líderes Nazis a santuario en España y Argentina.

El Vaticano niega estas acusaciones, pero aun se niega acceso a sus archivos. En enero de este año (2000), sobrevivientes judíos y ucranios de los campos de contentración comenzaron un pleito en San Francisco, California contra el banco vaticano. La queja insta al banco vaticano, a la Orden Franciscana, y a otros bancos europeos que den cuenta del oro del Ustashi Nazi y restitución para las víctimas y sus familias.

La Institución Católica Romana repetidamente ha negado que el Dr. Rivera era un sacerdote, y también que él sabía de reuniones secretas vaticanas. Sin embargo, parece imposible que él solo adivinó con suerte cuando dijo estas cosas hace 15 años.

* Vea la historieta Los Cruzados, Cuatro Jinetes, Volumen 16, pagína 27
** Vea La Historia Secreta de los Jesuitas, por Edmund Paris, disponible de Chick Publications.
*** Vea la historieta Los Cruzados Los Padrinos, Volumen 14, pagína 24.