English Deutsch 中文 Haga Su Pedido Escribanos

Chick Publications
P.O. Box 3500
Ontario, CA 91761

(909) 987-0771 Ph.
8 am - 5 pm PST
(909) 941-8128 Fax
es@chick.com

Páginas en inglés

 

Battle Cry
"¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, porque os digo la verdad?"
Gálatas 4:16

Cuando La Mezquita Llega
A Su Comunidad

Issue Date: September/October 2010



BATTLE CRY entrevista a Tim Berends, quien ha pasado muchas horas entregando tratados y testificando en comunidades árabes, fiestas, y acerca de mezquitas locales. Sus ideas pueden ser una ayuda para las iglesias que ganan almas y que se preocupan cuando el lugar de cultos de los musulmanes llega a su comunidad.

BC: ¿Qué reacción tienen los cristianos cuando una mezquita es construida en su comunidad?
BERENDS: ¡Temor! Ellos piensan que el confrontar al Islam puede ser peligroso. La mayoría de lo que han oído de Islam es que tiene la tendencia de tomar represalias, a veces con violencia, cuando intentamos testificarles a ellos.

BC: ¿Qué debe saber una iglesia antes de intentar testificar a un grupo musulmán?
BERENDS: Pues, ante todo, Dios ama a los musulmanes. La actitud de Cristo era una compasión profunda por las multitudes, como ovejas sin pastor, engañadas por las tradiciones anti bíblicas de los Fariseos, y tienen hambre de la verdad espiritual. Los musulmanes esperan el enfrentamiento, pero están desarmados cuando alguien obviamente muestra un amor incondicional por ellos como individuos.

BC: ¿En vez de amar a los musulmanes, porque tiene la mayoría de los cristianos temor de ellos?
BERENDS: Es un escenario que asusta a uno. Hay más de mil millones de musulmanes en el mundo y su libro, el corán, les dice que necesitan controlar el mundo por Alá. Su plan está siendo exitoso en las comunidades del mundo occidental. Usualmente una entidad benéfica musulmána provee las finanzas para edificar una mezquita y las familias musulmanas compran casas alrededor del centro de cultos.

BC: ¿Es probable que las iglesias vean la amenaza más que la oportunidad?
BERENDS: Absolutamente. La amenaza si existe, pero el intentar pararles por la ley no funcionará. La única manera es ganarlos para Cristo. Ellos dejarán la idea de yihad y verán que la obediencia al Dios de la Biblia es el mejor camino. Aprenderán de un Dios amoroso que nos dice cómo tener la paz verdadera. No hay paz verdadera ni amor incondicional en el mundo musulmán.

BC: Yo leí que hace 50 años los líderes de Islam aconsejaban a los musulmanes que no fueran a América porque temían que ellos iban a convertirlos en cristianos. Me parece que esto ha cambiado.
BERENDS: Tristemente, sí. Hoy en día, nuestras iglesias no son una amenaza al Islam. Pero una iglesia puede arrepentirse de esto y entrenar ganadores de almas para que testifiquen a los musulmanes.

BC: ¿Cuáles métodos sugiere usted?
BERENDS: Primeramente, ore hasta que tenga la compasión de Cristo para el pueblo precioso musulmán. Quebrará su corazón: los rituales de oración de 5 días, la esclavitud de las mujeres, y el abuso de las familias. Cuando testifico, yo miro a las mujeres en su ropa caliente en un día sofocante y los hombres en ropa fresca. Yo miro a los hombres en las calles abusando a sus esposas e hijos, así como en, ¿Es Alá Como Tú?

Mi meta es asegurarme de que un tratado esté en sus manos. Les doy una sonrisa cariñosa y digo, “As Salamu Alaykum” (paz a usted) en árabe. Cuando me preguntan del tratado, les digo, “Es nuestra carta de amor para usted.” Si me preguntan que si soy musulmán, les respondo, “No. Pero yo amo al pueblo musulmán.”

Usualmente ando vestido con una camisa que dice “Yo (corazón) musulmanes” en el frente y “Juan 9:35-38” atrás. Si mi actitud es amigable y una de compasión, ellos casi nunca rechazan al tratado.

Si vuelven a hablar, les digo que nos llaman “las personas del libro,” que el corán llama a Jesús como profeta, que los profetas no mienten, y que en Juan 9:35-38 Él afirmó ser el Hijo de Dios.

Yo dirijo atención a que Jesús amó a todos; pero Mahoma mató a muchas personas y no estuvo seguro de que aun él mismo iba a ir al paraíso.