English Deutsch 中文 Haga Su Pedido Escribanos

Chick Publications
P.O. Box 3500
Ontario, CA 91761

(909) 987-0771 Ph.
8 am - 5 pm PST
(909) 941-8128 Fax
es@chick.com

Páginas en inglés

Battle Cry
"¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, porque os digo la verdad?"
Gálatas 4:16

Por Qué la Profecía de Los Testigos de Jehová es Importante

Fecha de Publicación: Marzo/Abril 2003

¿Cómo podemos saber si las doctrinas de los Testigos de Jehová son verdaderas? C.T. Russell, el fundador de los Testigos de Jehová, sugirió una prueba para profetas parecida a la que está en Deuteronomio 18:22. Él escribió: "Jehová…avergonzará a todos los profetas falsos, haciendo que no se cumplan las falsas predicciones de esos profetas arrogantes, o cumpliendo Sus propias profecías en forma contraria a lo que predijeron los profetas falsos".

La mayoría de las enseñanzas de los Testigos de Jehová están basadas en las interpretaciones de las Escrituras de Russell y el juez Rutherford, los dos líderes del movimiento. Estos hombres también basaron profecías de eventos futuros, completas con fechas, en sus interpretaciones de Escritura. Estas fechas ya han pasados entonces nosotros podemos ver si Jehová ha cumplido sus predicciones o ha avergonzado a estos hombres.

¿Cuán precisas eran sus interpretaciones? Las declaraciones proféticas que siguen, son todas extractadas de las publicaciones de Watchtower. Para citas y referencias para cada declaración, vea Respuestas a Nuestros Amigos Testigos de Jehová, pp. 21-40. Aquí están las fechas que ellos dieron, y los eventos que ellos afirmaron que pasarían en cada fecha.

    1872: El principio del milenio. ¡Errado! Las publicaciones de Watchtower después cambiaron la fecha a 1975. ¡Errado de nuevo!

    1874: La segunda venida de Cristo. La biblia dice "He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá" (Apocalipsis 1:7, vea también Hechos 1:11, Mateo 24:23-30, Lucas 17:23-24). Cristo no volvió en el año 1874.

    1914: Todos los gobiernos del mundo serán derrocados. Dios glorificará a Su pueblo y gobernará el mundo. Después, las publicaciones de Watchtower admitieron que estas profecías y las de los años 1918 y 1925 habían sido equivocados.

    1915: Cuando los gobiernos humanos no fueron remplazados por el de Dios en 1914, cambiaron la fecha a 1915. La Sociedad Watchtower mas tarde admitió que estas profecías "no se habían cumplido".

    1918: El fin de los tiempos de los gentiles, las iglesias serían destruidas.

    1920: Desaparecerían las montanas, las repúblicas y los reinos.

    1925: "No habrá error de cálculo… En el año 1925, Abraham tomará posesión real de su herencia prometida". Las publicaciones de Watchtower mas tarde admitió que esta predicción y las de 1914 y 1918 fueron erradas.

    1929: Se construyó una casa para la vuelta de los fieles del Antiguo Testamento. ¡Llegó a ser un monumento embarazoso de una profecía falsa, fue vendida en el año 1948!

    1932: La Atalaya declaró que la fecha para la destrucción de la cristiandad se había cambiado de 1925 a 1932, y originalmente era 1019. El Watchtower luego admitió: "Otra vez, el año 1932 llegó y la 'Cristiandad' no fue destruida…"

    1975: El principio del milenio. Porque el Milenio no había comenzado en el año 1872 como había sido profetizado, la fecha fue cambiada al año 1975. Cuando esta fecha pasó, muchos de los Testigos de Jehová aplicaron la prueba de Russell y vieron que él era profeta falso y se salieron del movimiento.

¿Y que? C.T. Russell y J.F Rutherford, los hombres que predijeron estas falsas profecías, afirmaron que habían basado la mayoría de ellas en las Escrituras. En cada punto donde sus interpretaciones de las Escrituras podrían ser probadas, fueron errados. Las interpretaciones de estos hombres forman la base para casi todas las doctrinas que distinguen los Testigos de Jehová.

Nadie debe confiar la salvación de su alma en las interpretaciones de las Escrituras de hombres que claramente fueron erradas en los puntos donde puedan ser probados. Pero si alguien insiste en seguir las enseñanzas de Russell, que empiecen en aplicar su prueba de un profeta falso.