English Deutsch 中文 Haga Su Pedido Escribanos

Chick Publications
P.O. Box 3500
Ontario, CA 91761

(909) 987-0771 Ph.
8 am - 5 pm PST
(909) 941-8128 Fax
es@chick.com

Páginas en inglés

 
Respuestas a Nuestros Amigos Testigos de Jehová

Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos. Mateo 5:12
Capítulo 3
Los Salvados van al Cielo

Los testigos de Jehová enseñan que, después de la muerte, ellos serán resucitados para vivir en la tierra, y que sólo los 144,000 irán al cielo. Respecto al lugar al que van los salvados al morir, la enseñanza bíblica es tan diferente a la de aquellos que formularon las doctrinas de los testigos de Jehová, que quizá le parecerá difícil aceptar este capítulo. Me di cuenta de esto cuando uno de mis hijos me dijo: "Papi, un testigo de Jehová sube al tren en un paradero después del mío; siempre se sienta a mi lado y me habla de sus enseñanzas hasta que bajo para ir al colegio. Hoy me dijo: 'Los que son salvados en nuestros tiempos no van al cielo sino a un reino terrenal'. ¿Podrías buscar algunos versículos que dicen que los salvados irán al cielo?"

Lo hice y se los escribí con una breve explicación. Al día siguiente, mi hijo se los dio a su amigo en el tren. Desde ese día, esa persona nunca se volvió a sentar a su lado ni lo miraba. Esto me ayudó a comprender lo delicado que puede ser este tema. Puesto que no deseo ofenderle, sólo copiaré la mayoría de los versículos referentes al cielo sin explicarlos, a fin de que determine por usted mismo lo que enseña Dios. Al no incluir mis comentarios, espero que no se sienta ofendido, sino que se goce y alegre "porque vuestro galardón es grande en los cielos" (Mateo 5:12).

Los pasajes son numerosos, de modo que, por razón de espacio, incluiré sólo las secciones que tratan directamente del tema y resaltaré con letra negrita las frases más importantes; pero le sugiero que lea en su Biblia estos pasajes, juntamente con los versículos que los rodean, que muchas veces ayudan a determinar el significado.

Los testigos de Jehová por lo general han estado convencidos de que sólo los 144,000 irán al cielo. Esto es contrario a lo que enseña la Biblia. Al final de este capítulo trato de todos los pasajes que mencionan a los 144,000. Si es necesario, puede leer esa parte primero, pero luego vuelva a este punto.

Pasajes Bíblicos Acerca del Cielo

"Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos" (Mateo 8:11).

"Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros" (1 Pedro 1:3-4).

"... las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial" (2 Corintios 4:18-5:2).

"Mas nuestra vivienda es en los cielos..." (Filipenses 3:20, Versión Valera 1602), o: "... nuestra ciudadanía está en los cielos" (Reina-Valera 1960).

Sin embargo, la Traducción del Nuevo Mundo dice: "... nuestra ciudadanía existe en los cielos".

"A causa de la esperanza que os está guardada en los cielos" (Colosenses 1:5).

"Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos" (Lucas 6:23).

"Pero anhelaban una [patria] mejor, esto es, celestial" (Hebreos 11:16).

"Porque cuando resuciten de los muertos, ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles que están en los cielos" (Marcos 12:25).

Las palabras "que están" no aparecen en el griego, pero aunque estuvieran, si el destino fuera la tierra, ¿por qué tendrían que ser equipados para el cielo los que resuciten de los muertos?

"Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial" (2 Timoteo 4:18).

La palabra que aquí se traduce "para" es el término griego que normalmente se traduce como "en". En Mateo 9:17 verá la palabra traducida de esa forma dos veces.

"Si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos" (Mateo 18:3).

Tres de las Bienaventuranzas de Mateo 5 Prometen el Cielo

  • "Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos"(Mateo 5:3).
  • "Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos" (Mateo 5:10).
  • "Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos" (Mateo 5:12).

Los Creyentes en Cristo Estarán con El y Su Padre

Jesús ha preparado un lugar para los creyentes donde ellos estarán con El y Su Padre:

"En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:2-6).

¿Dónde Están Cristo y Su Padre?

¿Dónde se encuentra ese lugar con muchas moradas que Cristo ha preparado para nosotros y en el cual está Su padre?

"Padre nuestro que estás en los cielos" (Mateo 6:9).

Vea también Mateo 5:16, 48; 6:1; 7:11.

En otra oración, Jesús pidió que sus seguidores estuvieran donde estaba El, y donde estaba El con el Padre:

"Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese" (Juan 17:5).

"Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo" (Juan 17:24).

"Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios" (Hebreos 9:24).

"Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo" (Lucas 24:51).

"... por la resurrección de Jesucristo, quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios" (1 Pedro 3:21-22).

Un día Jesús volverá del cielo:

"Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" (1 Tesalonicenses 4:16-17).

¿Qué Debemos Desear: el C3 o la Tierra?

Si usted es testigo de Jehová, probablemente le han enseñado que no debe desear ir al cielo, sino a un paraíso en la tierra. La Biblia enseña:

"No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón" (Mateo 6:19-21).

Dios quiere que nuestros corazones deseen ir al cielo con El, no ser resucitados en la tierra.

Aunque Esta Tierra no es Nuestro Hogar Eterno, Tenemos dos Clases de Promesa Respecto a Ella

Los impíos no prosperarán eternamente en esta vida sobre la tierra porque Dios intervendrá, los quitará y entregará su propiedad a los justos. Los justos la legarán como herencia a sus hijos. Salmos 37 y Mateo 5:5 nos muestran ejemplos de esto.

En el futuro habrá un período cuando Cristo reinará en la tierra por mil años (Apocalipsis 20:1-6; Isaías 11:1-10). No piense que la promesa sobre ese período, cuando Cristo reinará en la tierra, elimina las numerosas promesas acerca del cielo. Los pasajes que vimos muestran que en el cielo se ha reservado, y está reservado, un lugar para los salvados en general, no sólo para algunos de ellos. Además, después que Cristo gobierne como rey hasta que Dios sujete todas las cosas bajo Sus pies, El dará el reino a Su Padre (1 Corintios 15:24-25).

a Objeción: los 144,000

Los testigos de Jehová afirman que los 144,000 son los únicos que han nacido de nuevo e irán al cielo, y explican que éstos son los apóstoles y las personas que llegaron a ser testigos de Jehová antes de 1914. La Sociedad Watchtower ha enseñado que algunos de esos primeros testigos aún estarán con vida cuando venga el reino de Dios y entrarán en él sin morir. Al resto de los salvados los destinan al reino terrenal de Dios. La Biblia, sin embargo, afirma claramente que los 144,000 son israelitas, es decir, judíos. Se les menciona en Apocalipsis 7 y 14. Puesto que sólo el capítulo 7 indica quiénes son ellos, podemos verificarlo fácilmente. Veamos esa enseñanza.

¿Quiénes son los 144,000?

Apocalipsis 7 dice con claridad que los 144,000 fueron sellados entre todos los de la tierra para recibir tratamiento especial durante la gran tribulación, y que son de cada una de las 12 tribus de los hijos de Israel:

"Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel" (Apocalipsis 7:4).

Para reforzar esta afirmación, luego se menciona a las doce tribus de Israel, 12,000 de cada tribu. Sería difícil decir con más claridad que son israelitas, es decir, judíos. Si Dios se hubiera referido al Israel "espiritual", lo habría expresado de esa manera, sin incluir la extensa lista de nombres de las doce tribus.

Los testigos de Jehová creen que el número no debe interpretarse en forma espiritual, sino literal; no como "un gran número", sino exactamente 144,000. ¿De qué? Si se interpreta literalmente, los 144,000 eran judíos, pero los testigos de Jehová declaran que esta parte no debe tomarse en forma literal, sino espiritual, y que significa "Israel espiritual". Con esto quieren decir que mayormente son testigos de Jehová, con algunos apóstoles y algunos cristianos de los primeros tiempos. Ninguno de los dos capítulos que mencionan a los 144,000 dan base alguna para esta doctrina formulada por hombres. Aunque a los descendientes de Efraín, que cayeron en idolatría, se les menciona en esta lista de las 12 tribus bajo el nombre de José, el padre de Efraín, esto no infiere que algunos de los 144,000 fueron testigos de Jehová que nacieron antes de 1914. Sin embargo, estos son los argumentos que se han usado para declarar que los 144,000 no eran judíos sino testigos de Jehová.

La idea de que los 144,000, nacidos antes de 1914, entren directamente al cielo sin morir, ha sido cada vez más difícil de sostener a medida que han pasado los años. Esta cita de Awake! (¡Despertad!), del 8 de octubre de 1968, muestra claramente el problema. "Obviamente, Jesús hablaba de los que tenían edad suficiente para testificar con entendimiento de lo que sucedió cuando principiaron los 'últimos días'... Aun si presuponemos que jóvenes de 15 años de edad poseían la percepción necesaria para comprender la importancia de lo que ocurrió en 1914, implicaría que los más jóvenes de 'esta generación' tendrían casi 70 años ahora... Jesús dijo que el fin de este mundo perverso llegaría antes que muriera esta generación".

En 1998, ¡los más jóvenes de "esta generación" tenían 100 años de edad! Poco a poco resultó obvio que esta profecía tampoco se cumpliría, así que también la están abandonando. Nuestra oración es que estos hechos le den valor para poner las claras afirmaciones de la Biblia por encima de las palabras de hombres falibles.

Los 144,000 no son los Unicos que Irán al Cielo

Lo realmente importante sobre los 144,000 no es que la opinión de la Sociedad Watchtower está cambiando respecto a si irán al cielo o no sin morir, sino respecto a si serán los únicos que irán al cielo. De hecho, las dos ocasiones en que la Biblia los menciona, ellos están en la tierra. En Apocalipsis 14:1 están "sobre el monte de Sion", que se encuentra en Jerusalén, y allí escuchan cánticos del cielo. En Apocalipsis 7:2-4 también están en la tierra.

Aunque sería razonable inferir que estarán en el cielo en una fecha posterior, con muchos otros, ningún pasaje bíblico lo declara. Suponiendo que los testigos de Jehová tengan razón al pensar que los 144,000 algún día estarán en el cielo, una frase que los describe en Apocalipsis 14:4 es muy importante: "Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero". En la Biblia, la palabra "primicias" se refiere a los primeros de algo, a los que después seguirán muchos más. Bajo la ley mosaica, al iniciarse la cosecha debían ofrecer a Dios los primeros frutos (Exodo 23:19). Esto le enseñaba a la gente a confiar en Dios por el resto de la cosecha. Si los 144,000 están en el cielo como primicias, muchos otros irán al cielo también.

Una Gran Multitud en el Cielo

En Apocalipsis 7, después de explicar que los 144,000 son judíos, la escena cambia de la tierra, donde fueron sellados los 144,000, al cielo. Allí, en el cielo, se nos muestra un grupo diferente de personas, una multitud innumerable de todas las naciones y pueblos:

"Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero" (Apocalipsis 7:9-10).

El pasaje declara que esta gran multitud de personas de todas las naciones, demasiado numerosa para ser contada, estaba delante del trono de Dios. La doctrina de los testigos de Jehová, al sostener que los 144,000 son los únicos que irán al cielo, ¡contradice esta clara enseñanza de la Palabra de Jehová!

No hay duda de que el trono ante el cual está la gran multitud se encuentra en el cielo, porque todo el capítulo 4 está dedicado al trono de Dios y lo que sucede alrededor de él: "He aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado" (Apocalipsis 4:2). En el capítulo 7 vemos que en el cielo, delante del trono, hay una enorme multitud de gente de todas las nacionalidades (que no son parte de los 144,000, quienes son judíos).

Por favor, lea los capítulos 4 y 7 completos, para que su fe se base en las Escrituras mismas, en su contexto, y no en lo que yo diga sobre la enseñanza de algunos versículos, ni en la creencia errada de que sólo los 144,000 estarán en el cielo. Note que Apocalipsis 7:14-15 repite que la gran multitud, vestida con ropas blancas, está "delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo". Note la información que se añade aquí: "en su templo". De acuerdo a Apocalipsis 11:19 y 14:17, se dice claramente que este templo está en el cielo. Por cierto, los 144,000 no son los únicos en el cielo, y ningún pasaje de la Biblia infiere que eso pueda suceder. La enseñanza de que sólo ellos estarán en el cielo es una doctrina formulada por hombres y contradice la clara enseñanza de la Palabra de Dios: Los 144,000 son las primicias, y una multitud innumerable habrá lavado sus ropas en la sangre del Cordero y estará delante del trono de Dios en el cielo. Un número abrumador de pasajes nos dicen que la esperanza del creyente está en el cielo. Recuerde el mandato de Cristo:

"No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón" (Mateo 6:19-21).

Dios no Divide a los Salvados en dos Grupos

Cristo dijo:

"También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor" (Juan 10:16).

Vea también Juan 11:52 y Efesios 3:4-6.

El propósito de Dios no es mantener dos grupos distintos de salvados: uno destinado al cielo y el otro a la tierra. Su propósito es reunir a los creyentes de todas las naciones en un grupo unido. La evidencia bíblica es abrumadora. Cristo murió para que los que crean en El, estén con El y Su Padre en el cielo. Confíe en que el Salvador puede redimirle e incluirle en ese grupo.

El siguiente capítulo le ayudará a decidir, al considerar lo que sucederá si no lo hace.


Retail prices shown in US Dollars

English ($7.95)   Quantity
Spanish  Stock  #254 ($7.95 )   Quantity