English Deutsch 中文 Haga Su Pedido Escribanos

Chick Publications
P.O. Box 3500
Ontario, CA 91761

(909) 987-0771 Ph.
8 am - 5 pm PST
(909) 941-8128 Fax
es@chick.com

Páginas en inglés

 

Battle Cry
"¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, porque os digo la verdad?"
Gálatas 4:16

No Los Podíamos Entregar Suficientemente Rápido

Aquí hay una carta de un cliente de Chick que nos contó de su experiencia en un Halloween pasado. Compártalo con su iglesia para animarles a utilizar esta oportunidad de testificar.

Yo les quise escribir y contar que oportunidad tan bendecida fue este Halloween. Yo usaba sus sugerencias para presentar la idea de una noche de evangelización a la iglesia. Yo di un tratado Chick envuelto en la foto de los niños en su sitio de web a todos los miembros de la administración. Ellos no estuvieron muy emocionados con la nueva idea pero no pudieron negar el potencial y aprobaron el evento. Compramos 500 tratados Chick: Halloween, ¡Alguien se Equivocó! y El Fantasmita. Para que fueran más fáciles entregar, preparamos bolsitas que decían "Jesús te ama" con dulces y tratados.

Nosotros fuimos en las calles entregando las bolsitas no solo a los niños, sino que a los adultos en las casas también.

Quedaron 100 bolsitas en la iglesia para los niños que llegaron. El Señor me bendijo al proveerme otra señora de otra iglesia para salir conmigo. Éramos un equipo y también hubo otra pareja con 100 bolsitas de tratados situados en un parque local que proveyó actividades alternativas para niños.

Ellos dieron paseos en caballos a los niños gratuitamente. Mientras que los niños bajaban, les regalaron una bolsita, la cual recibieron con gozo.

Mi amiga y yo fuimos a dos comunidades donde hubo multitudes de niños y adultos en las aceras. Los autos movían tan lentos que pudimos regalarles bolsitas también. Tengo que decirles, nosotros casi no pudimos mantener el ritmo. No los podíamos entregar suficientemente rápido.

En dos horas, regalamos 300 tratados y testificamos a algunas personas. En el parque, no quedó ninguna bolsita de los 100. Cuando finalmente tuve la oportunidad de descansar y pensar, yo me di cuenta de que cada tratado llegaría a una casa donde la madre y el padre revisarían las dulces que sus niños habían recibido.

Fuimos bienvenidos en las calles. Ningún rechazo, ninguno. Fue increíble por ser nuestra primera vez de hacer una campaña así. Se agotaron los tratados y todavía permaneció la oportunidad de entregar más.

Hubo gran oportunidad de servir a las personas en las calles oscuras. Las personas en aquella noche estaban bien abiertas para hablar con un extraño.

Es una oportunidad increíble para llevar el evangelio fuera de las paredes del templo. Seamos Sus brazos extendidos a la gente, y seamos Sus pies moviendo entre un mundo oscuro y moribundo.

Los hermanos en la iglesia que usualmente se esconden en el Halloween ahora están emocionados por las posibilidades del próximo año. Con cuatro parejas, nosotros podríamos dar el mensaje del evangelio a miles de personas en unas horas…¡Y yo vivo en una ciudad pequeña en Kentucky!

La palabra de Dios no sale y vuelve vacía. Nosotros oramos sobre los tratados para que cada uno sea leído. Oramos por los niños y adultos que tienen ojos ciegos para que vean la verdad. En verdad, es una bendición increíble y triste al mismo tiempo. Es difícil explicar. Bueno, el próximo año, si Dios quiere, estaremos en las calles de nuevo. ¡Gracias por los tratados!

¡Gloria a nuestro Dios y Rey!
Kim B